top of page

Si no puedo sentirlo, nunca me gustará lo que veo.

Como bailarina por mucho tiempo, estaba acostumbrada que el espejo me dijera si lo estaba haciendo bien o mal, juzgaba mi forma de moverme con base a lo que mis ojos me decían, una forma algo vacía de sentido y algo llena de ego. Por mucho tiempo no sentí lo que era bailar con todo mi cuerpo y con todo mi ser, pues en realidad no aprendí esto hasta muchos años después, lo que consideré como una etapa mucho más madura en mi danza y una forma de comprender el movimiento desde o

LA VIDA A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO (BLOG): Blog2
bottom of page